La libertad de expresión y los peloteros cubanos

pelotaaaaa.png

Los peloteros son deportistas pero por sobre todas las cosas son seres humanos con virtudes y defectos, con amigos, familiares, ideologías, creencias religiosas y muy importante una vida propia, con pasado, presente y futuro, hasta aquí nada nuevo y aclaro que no es muy objetivo descubrir el agua tibia, la preocupación que tengo como ferviente lector y seguidor de las noticias sobre la pelota cubana es que veo que hay una carencia de ideas frescas, honestas y de objetivos transparentes en la información que se hace llegar a un mercado de seguidores, porque así es como somos vistos, por lo tanto se publica lo que más vende, desgraciadamente los chismes ,desencuentros, las malas noticias y todo tipo de bretes son los más difundidos por razones obvias.

¿Qué consecuencias tendría publicar una conversación con un pelotero  donde no estás autorizado a publicarla?  Depende de si el pelotero es cubano y vive en la isla o no, ¿cierto? Ni derecho a réplica tienen, mucho menos a demandar, por eso muchos se aventuran a hacerlo sin importarles que beneficio o daño le hacen al deportista, lo digo porque para nadie es un secreto que para un cubano en situación irregular en país extranjero que está luchando por llegar a sus sueños o uno que se encuentra en un contrato en el exterior, o el que juega en la isla resulta escabroso el tema de dar declaraciones oficiales para que estas sean usadas para un fin y el no quiere, sea el que sea, por ahí muchos defienden y cacarean sobre su derecho a expresarse libremente y yo concuerdo casi en todo, pero hay cosas que no están claras.

La libertad de expresión es un derecho fundamental o un derecho humano, consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Las constituciones de los sistemas democráticos también lo señalan. De la libertad de expresión deriva la libertad de prensa.

El derecho a la libertad de expresión es definido como un medio para exponer las ideas, y así fue concebido durante la Ilustración. Para filósofos como Montesquieu, Voltaire y Rousseau la posibilidad del disenso fomenta el avance de las artes y las ciencias y la auténtica participación política. Fue uno de los pilares de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (Primera Enmienda) y la Revolución francesa, hechos que revolvieron las cortes de los demás estados occidentales.

Ahí algo muy importante, no debemos confundir el derecho a expresar lo que uno piensa, a publicar lo que piensa otro y te confesó, sin autorizarte a difundirlo.

Otro argumento clásico, asociado a John Stuart Mill, es que es esencial para el descubrimiento de la verdad. Oliver Wendell Holmes Jr. y Louis Brandeis, famosos juristas estadounidenses, acuñaron el argumento del mercado de ideas. Según esta analogía con la libertad de comercio, la verdad de una idea se revela en su capacidad para competir en el mercado. Es decir, estando en igualdad de condiciones con las demás ideas (libertad de expresión), los individuos apreciarán qué ideas son verdaderas, falsas, o relativas.

Los sistemas jurídicos, y las sociedades en general, reconocen límites a la libertad de expresión, en particular cuando entra en conflicto con otros valores o derechos. El “principio de daño” de Mill y el “principio de ofensa” de Feinberg son dos ejemplos clásicos de dichos límites.

No se trata de limitar la libertad de expresión el dilema es tratar de usarla como se debería y me sigo refiriendo a los peloteros cubanos, que no solo luchan contra las adversidades propias de su vida, del deporte, de la política, también deben lidiar con cuanto “comunicador” que con tal de vender vende hasta su alma.

 

No dejemos que la resaca moral que nos da el mal momento que vive nuestro pasatiempo favorito al igual que muchas otras cosas en nuestra amada tierra,nos convierta en emisarios de falsas noticias, verdades a medias o verdades no autorizadas a contar por los protagonistas y digo pasatiempo ya que nuestro deporte nacional es hablar de lo que sea, aunque de eso no sepas un comino.

“Si la verdad falta a su voz, la palabra, como un vano cohete, caerá apagada a tierra, en el silencio de la noche.”

José Martí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s